Declaran Patrimonio Cultural de la Nación a los Conocimientos, las técnicas y la iconografía asociados al tallado en piedra de Huamanga

OFICINA DE COMUNICACIÓN E IMAGEN INSTITUCIONAL CULTURA

25 de abril de 2019 – 3:25 p.m.

El Ministerio de Cultura declaró Patrimonio Cultural de la Nación a los Conocimientos, las técnicas y la iconografía asociados al tallado en piedra de Huamanga o escultura en alabastro de la región Ayacucho.

Se trata de “una expresión que tiene una importante trayectoria histórica y artística, al estar plenamente vigente en las prácticas culturales, sociales y económicas de la sociedad ayacuchana, así como por la creatividad y el talento de los artistas portadores de esta tradición”, según señala la resolución viceministerial Nº 069-2019-VMPCIC/MC publicada este jueves 25 de abril en el diario oficial “El Peruano”.

Los informes elaborados por la Dirección de Patrimonio Inmaterial del Ministerio de Cultura documentan que desde los inicios de la Colonia se comenzó a tallar el alabastro, piedra semejante al mármol pero más blanda y translúcida. La provincia de Huamanga en la región Ayacucho es el lugar donde se encuentran sus mejores canteras y a ello se debe su denominación.

Durante el Virreinato, Ayacucho destacó por sus finos trabajos en el tallado de figuras que, al igual que las esculturas en madera, cumplió con el rol evangelizador diseñado por la Iglesia Católica y la Corona Española; por lo que tratan temas alusivos a las vidas de la Virgen María, de Jesús y los santos, así como a pasajes del Antiguo Testamento. Con estas obras, Huamanga alcanzó el prestigio que lo convertiría en el centro de la actividad artística y artesanal del país.

Posteriormente, en la segunda mitad del siglo XVIII se introdujo en la producción del alabastro huamanguino la temática profana y costumbrista. Las representaciones ornamentales abordan figuras galantes de jóvenes músicos, damas recostadas, entre otros motivos alegóricos. Después, en el siglo XIX, se crean composiciones acordes con los gustos de la pequeña burguesía y la clase señorial huamanguina, entre los que figuran la lucha por la emancipación de España o la expresión de rivalidades entre Huamanga y Cusco.

Así mismo, el aislamiento que sufrió Ayacucho por la violencia terrorista de finales del siglo XX, motivó una cierta decadencia de la producción de talla en piedra de Huamanga hasta el punto de casi desaparecer. Sin embargo, gracias a los esfuerzos del gobierno peruano y del pueblo ayacuchano, se ha podido recuperar el arte de la talla en piedra de Huamanga, devolviéndole su esplendor. Prueba de ellos son los más de 100 maestros talladores; alguno de los cuales han obtenido reconocimientos oficiales, sea como grandes maestros de la artesanía peruana, amautas o personalidades meritorias de la cultura.

Cabe señalar que, como parte de la declaratoria, se encarga a la Dirección de Patrimonio Inmaterial en coordinación con la Dirección Desconcentrada de Cultura (DDC) de Ayacucho y la comunidad de portadores, la elaboración cada cinco años de un informe detallado sobre el estado de la expresión declarada, de modo que el registro institucional pueda ser actualizado en cuanto a los cambios producidos en la manifestación, los riesgos que pudiesen surgir en su vigencia, y otros aspectos relevantes, a efectos de realizar el seguimiento institucional de su desenvolvimiento y salvaguardia, de ser el caso.

DATO

La piedra de Huamanga ha sido usada también en objetos que son propios del arte popular campesino; especialmente en los cajones llamados “sanmarcos”, altares portátiles asociados a la protección del ganado; o en nacimientos -como los del retablista Urbano Rojas, quien se inspiraba en las antiguas figuras de niño rumi o niño Jesús, en piedra de Huamanga.

¡Si te gustó la información, compártelo en tu Red Social!
Déjame un Like a nuestro Fans Page de Facebook.

¿Cómo descargar?